Mundo

Baterías para vehículos eléctricos: una cuestión de Estado

China es el principal productor de baterías para vehículos eléctricos en el mundo, pero es es algo que a Estados Unidos no le parece.

22 May, 2021
China domina la producción de baterías para vehículos eléctricos, pero EE.UU. no se quedará atrás.

China lidera la producción de baterías para vehículos eléctricos, pero EE.UU. no se quiere quedar atrás.

Washington, 22 may (EFE News)

El desarrollo y producción de baterías para vehículos eléctricos va más allá de una carrera entre empresas automovilísticas: se ha convertido en una cuestión de Estado para Estados Unidos, en su disputa con China por una hegemonía mundial en una industria crucial en el futuro.

Alentada por el propio gobierno chino, el país asiático se ha puesto por delante en la fabricación de vehículos eléctricos, lo que genera inquietudes en Estados Unidos. Es el capitalismo a la china, o el «socialismo con características chinas», como como Pekín prefiere referirse al mismo, que está reescribiendo las reglas sobre cómo los dos países y sus compañías compiten económicamente.

China ofrece apoyo estatal a industrias clave como la de los chips o la Inteligencia Artificial (AI) frente a una economía mundial de mercado, donde EE.UU. ha hecho valer históricamente la no intervención del Estado. Pero eso parece estar a punto de cambiar.

La visita de Joe Biden a Detroit

El presidente Joe Biden reconoció la desventaja de su país frente a China en el sector de los vehículos eléctricos. Así lo hizo el pasado 18 de mayo durante una visita a Rouge Electric Vehicle Center, el complejo que Ford está terminando en Dearborn, en las afueras de Detroit, donde tienen previsto producir la nueva F-150 Lightning, una camioneta pickup eléctrica.

En su discurso ante directivos y empleados de Ford, Biden nombró China en nueve ocasiones, recordando que es el principal mercado mundial de vehículos eléctricos y, más importante aún, monopoliza la mayor parte de la producción de las baterías eléctricas necesarias para su funcionamiento: un 80 % del mercado.

China tiene una escala manufacturera mayor que la del resto de países. Y la está utilizando para hacer esas baterías no sólo en China, sino también en Alemania y en México. Y está exportando esos vehículos eléctricos a todo el mundo, con la mira puesta en el mercado estadounidense. Pero no van a ganar esta carrera.

Joe Biden

Baterías para vehículos eléctricos: un mercado en expansión

La industria automotriz estadounidense tiene una clara dimensión geopolítica sobre el tema, pero el Gobierno ha añadido urgencia al problema de desarrollo y producción de baterías, que antes no existía. Por ello la administración de Biden quiere invertir la friolera de 400,000 millones de dólares en I+D para energía limpia, especialmente en el terreno de las baterías.

La urgencia tiene que ver con el dinero que está en juego: Un reciente estudio calculó en 82,200 millones de dólares el valor del mercado de baterías para los vehículos eléctricos en 2026.

Y si Estados Unidos quiere ser dominante en el sector, debe resolver dos problemas: la escasez de chips y la dependencia que tiene de las importaciones de semiconductores procedentes de Asia, de ahí que los fabricantes busquen asegurarse un suministro estable y fiable de baterías.

Por ello, los dos principales fabricantes de EE.UU., General Motors (GM) y Ford, al igual que el pionero y líder del sector de vehículos eléctricos Tesla, están acelerando sus planes no solo para la producir los automóviles de ese tipo, sino también de las baterías que los impulsarán.

Ford y la compañía surcoreana SK Innovation anunciaron la creación BlueOvalSK, una empresa conjunta que producirá baterías en Estados Unidos para los vehículos eléctricos. Y si bien no ofrecieron detalles económicos, Ford dijo que el objetivo es que para mediados de la presente década BlueOvalSK produzca al año 60 gigavatios hora (GWh) en baterías.

Para 2030, la compañía estima que la demanda anual de energía de sus vehículos en Norteamérica será de 140 GWh, cifra que llegará a 240 GWh en todo el mundo.

China es el principal productor de baterías para vehículos eléctricos en el mundo, pero es es algo que a Estados Unidos no le parece.

Plantas de producción y nuevos modelos

Ford está más rezagada que GM a la hora de asegurarse una producción propia de baterías para su nueva gama de vehículos eléctricos, compuesta hasta el momento de la camioneta F-150 Lightning, el todocaminos SUV Mustang Mach-E y la furgoneta Transit.

GM anunció en abril de 2021 un acuerdo con LG Energy Solution para invertir 2,300 millones de dólares en la construcción de una planta de producción de baterías en la localidad de Spring Hill, Tennessee, justo a un lado de la terminal de montaje de automóviles que empezará a producir el todocaminos SUV Lyriq, el primer vehículo eléctrico de su marca de lujo, Cadillac.

Spring Hill será la segunda planta de baterías que GM tendrá con LG Energy Solution, después de la que las dos empresas están construyendo en la localidad de Lordstown, con una inversión de 2,300 millones de dólares.

Las marcas de GM ya ha empezado a comercializar automóviles construidos sobre su plataforma de vehículos eléctricos, denominada Ultium. Cadillac cuenta con SUV Lyriq, mientras que GMC ha lanzado la camioneta pickup de lujo Hummer EV.

Modelos de avanzada de dos compañías que lanzarán nuevos vehículos en los años sucesivos, peleando por ganar su cuota del mercado global y enfrentarse así a China.

La pregunta que queda es: ¿México será un jugador importante en el sector de manufactura o peligra la industria automotriz en el país? Si tan sólo no existiera un Gobierno mediocre y miope enfocado en Dos Bocas y obras sin sentido.