Elán, la suerte y yo. Una historia personal (o varias)

Y aunque no lo crean, Elán tiene muchas cosas que hacer, deliciosos. Sale, bye.